Acceso Privado

Cursos a Distancia

Cursos Online

Artículos de MTCH


Buscador de Boletines:

La Humedad y la Salud

24 de agosto del 2012

Las energías climáticas y la salud humana: LA HUMEDAD.

La Humedad como energía patógena

La humedad es un tipo de energía importante para la vida humana, pero su exceso o su presencia en lugares en que no debería estar, causa serios problemas. La humedad es frecuente en las personas que viven en sitios húmedos, al exponerse al rocío o la neblina y cuando la persona se moja y se mantiene con la ropa mojada o húmeda. La humedad endógena se refiere por lo general a trastornos en la circulación de los líquidos corporales que conducen a su estancamiento o desbordamiento, trastornos que frecuentemente tienen como causa la deficiencia de Yang de bazo y de riñón. La humedad exógena tiende a lesionar el Qi y el Yang de bazo y de riñón, puede transformarse o asociarse, cuando se prolonga, con trastornos provocados por humedad interna. Por otra parte una lesión por humedad endógena puede favorecer la invasión de la humedad exógena. Cuando la humedad se estanca por largo tiempo, tiende a conducir a la llamada “humedad tóxica”, con manifestaciones tales como: sangre en las heces sin dolor abdominal, secreciones mal olientes y/o purulentas, forúnculos, ulceraciones en las piernas.

Hay condiciones y casos en que la humedad se transforma en flema. Esto es consecuencia de que la segunda no es más que la primera pero más densa, más condensada. Cuando en una afección la humedad se transforma en flema, ha empeorado. Se distinguen una “flema con forma” y una “flema sin forma”.

Síntomas y Signos relativos a la presencia de la humedad:

  • Anorexia, náuseas, diarrea y dispepsias, generalmente asociadas a distensión abdominal.
  • Aversión a la humedad.
  • Cefalea acompañada de sensación de opresión o pesadez.
  • Dificultad para la evacuación (para orinar o defecar).
  • Dolor fijo y con tendencia a persistir.
  • Eccema, flictenas y otras erupciones o lesiones húmedas de la piel.
  • Edemas y ascitis.
  • Entumecimiento y disminución de la sensibilidad en la piel.
  • Expectoración.
  • Hernias - hacia abajo - y ptosis.
  • La cara se ve como sucia, amarillenta y con legañas.
  • Lasitud, cansancio.
  • Pesadez y torpeza en las extremidades.
  • Lengua pálida y gruesa u obesa.
  • Leucorrea, la que puede ser purulenta y/o con fetidez.
  • Opresión torácica.
  • Orina turbia y polaquiuria.
  • Plenitud gástrica y distensión abdominal (una sensación subjetiva o un signo).
  • Pulso resbaladizo y blando.
  • Saburra húmeda y viscosa o como grasienta.
  • Sensación de pesadez y torpeza en el cuerpo.
  • Sensación dulce y pegajosa en la boca.
  • Somnolencia con vértigo.

Sigue en el curso....

PINCHAR PARA ACCEDER A TODOS LOS BOLETINES