Acceso Privado

Cursos a Distancia

Cursos Online

Artículos de MTCH


Buscador de Boletines:

Fisiopatología movimiento Fuego

28 de septiembre del 2015

El fuego en el organismo está representado más particularmente por el órgano Corazón (Xin), el que puede ser considerado como el más importante de los órganos de los humanos. Mientras late el corazón hay vida. El corazón imprime vida, movimiento y vitalidad a los demás órganos. El Corazón en medicina china también se relaciona con los elementos de la conciencia, el conocimiento y capacidad cognitiva, así como la expresión emocional.

La capacidad cognitiva (más bien de expresar emociones) se conoce en medicina china como el Thân, el elemento diferenciador más específico de la especie humana, es decir su capacidad de pensar y tomar conciencia de sí mismo y de su entorno. El Thân controla también la emoción, los sentimientos, una característica de belleza de la mente como una emoción pura. Lo que caracteriza el ser humano es su capacidad comunicativa y expresar sentimientos. El ser humano puede expresar claramente sus sentimientos, pensamientos, emociones, intenciones y deseos. La medicina china concreta estos aspectos no sólo con el shen, sino también con el thân.

En comparación con los conceptos occidentales de la salud, el Thân sería la inteligencia, la facultad de pensar. Para la medicina china, el corazón rige el Xue (sangre), líquido vital que todo lo impregna. No es posible vivir sin sangre. En la sangre, se producen infinitas reacciones bioquímicas, responsables del desarrollo biológico del ser humano. La sangre es un líquido vital para la existencia, no sólo del ser humano, sino también de los animales. La medicina china considera que el corazón es uno de las estructuras responsables del aspecto psicosomático del ser humano.

La calidad de la sangre va a influenciar en la calidad del sistema nervioso, y la actividad cerebral. Es sabido la ciencia que la sangre nutre el cerebro y las células cerebrales, por lo que tiene gran influencia sobre la capacidad cognitiva.

Ciertos tratamientos bioenergéticos pueden consistir únicamente en la mejora de la calidad de la sangre. Para la MTCH, el corazón representa la “conexión cielo y tierra”, por lo que rige la actividad cerebral, es decir el cerebro consciente, la estructura interna, de tal modo que permita al ser humano de manifestar la capacidad del verbo, el lenguaje. El equilibrio del lenguaje es percibido como la manifestación del equilibrio entre la mente del corazón y la voluntad del Riñón; equilibrio (Fuego-Agua). Hay una estrecha relación entre el equilibrio bioenergético del corazón y la capacidad comunicativa individual.

La acción impulsadora del corazón mantiene el calor en todo el organismo a través de la sangre, a fin de mantener la isotermia necesaria e imprescindible para el desarrollo biológico. En este sentido, hay una estrecha relación entre la actividad isotérmica del corazón, y la actividad termogénica del hígado.

El corazón y el hígado comparten el elemento calor (calor vital). La sangre no sólo transporta los nutrientes precisos para el trofismo celular, sino también el fuego vital que permite calentar el organismo en su totalidad, es decir hasta sus últimos rincones. No hay partes del organismo donde no llegue la Sangre. La sangre tiene como una especie de influencia omnipresente. La vida en el organismo no es posible sin el factor calor. El déficit de dicho calor va a generar problemas sistémicos, es decir, en la totalidad del organismo. Si falta el calor, la humedad y el frio invaden los tejidos más débiles, o propensos.

Dicha energía que transporta la sangre es denominada Tong, Qing, y se forma el pulmón mediante la respiración. La sangre constantemente recibo oxigeno proceden del pulmón para abastecer de energía vital ambiental. La energía cardiorrespiratoria es una energía cálida y no fría. Es la razón por la que las corrientes de aire tienden a debilitar el pulmón y generar resfriados. De hecho, el aire que penetra por la nariz es calentado en las fosas nasales, antes de penetrar el pulmón, para conservando su calidez.  

En última insistencia, es la energía que hace que el corazón lata y que se calienta la sangre. El corazón es el órgano más comprometido con el shen. En MTCH, las enfermedades mentales se describen dentro desequilibrios del movimiento fuego, o perturbaciones del Shen. El corazón según es el órgano más implicado en la actividad mental, por lo tanto en el desarrollo de los sentidos como sistemas de protección de la información bioenergética del medio; olores, sonidos, colores, etc. Las patologías cardiocirculatorias y las enfermedades mentales se inscriben dentro de las patologías del movimiento fuego.

 

PINCHAR PARA ACCEDER A TODOS LOS BOLETINES